Perfectly Imperfect ⚡️


22 de abril de 2020


Nuevamente había encontrado una frase poderosa que me calaba el alma cada vez que la pronunciaba; “Perfectamente Imperfecta” era la definición de quién yo quería ser y hago todos los días el intento de recordar. Encontrar la perfección ahí donde hay aprendizajes de intentos fallidos, relaciones inestables, emprendimientos no tan exitosos, amistades y amores pasajeros, también aprendizajes en los logros profesionales, personales y crecimientos espirituales, amores fugaces pero valiosos o largos y que nos han dejado huella. Entendí que eso es lo quería SER y SENTIR, que la mezcla de todas mis sonrisas, lágrimas, gritos, oraciones, bailes, meditaciones, tragos, abrazos, encuentros, viajes, amaneceres, personas, mascotas, familia, equipo, carreras, sentimientos y sobretodo silencios, es lo que me hace PERFECTA a mi modo, y no en el que otros podrían definir esta palabra de tan solo 8 letras que tanto peso ejerce en ocasiones en nuestras vidas.


Vamos por la vida buscando siempre la perfección en todo lo que hacemos e incluso sentimos; el outfit perfecto, un trabajo perfecto, una relación perfecta, piel, cuerpo, pelo uñas perfectas… en fin… esta obsesión con la palabra perfect@ nos ha hecho tanto daño que no logramos disfrutar de nuestros dones, cualidades y habilidades QUE SI tenemos y al contrario no nos hemos detenido a felicitarnos por eso.


Bueno, ahí estaba otra vez yo exigiéndome al máximo, buscando una perfección que nadie me había pedido, solo yo, que creía que el día que la alcanzara sería realmente feliz. Pues aquí les va una noticia amigas, al contrario de lo que a veces pensamos, seremos felices el día en que entendamos que VINIMOS A SER REALES Y NO PERFECTAS. Cuando leí esa frase que desafortunadamente ya olvidé donde la ví (porque estaré eternamente agradecida con quien la haya escrito) entendí que entregar todo de mí en cada cosa que hago está bien, siempre y cuando recuerde disfrutar el resultado o aprendizaje sin pensar en cuál será el siguiente paso.


¿Que tal si paramos de pelear con nosotras mismas? ¿Que tal si hoy en vez de exigir aún más, te abrazas por aquello que has logrado hasta hoy?.



*28 de Mayo de 2109 en la Ciudad de Cali en letra de máquina de escribir, volví a usar la tinta para recordarme todos los días o al menos cada vez que lo vea, la filosofía de vida que seguiría desde ese día en adelante.


Con amor

MJRC

#MujerMintie

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo